NUESTROS DIRIGENTES 7 ROBERTO BARADEL

Nació en Buenos Aires en el año l967. Durante su Secundario en un Colegio de Lanús Integró el Centro de Estudiantes. Ya egresado quiso ser Biólogo Marino en la UBA pero desistió pronto, por lo que comenzó a buscar trabajo como Preceptor y lo fue en varios Colegios. En el año 1991 pudo entrar como empleado de Suteba de Lanús y como tal, con sus compañeros de trabajo, comenzó a participar de las habituales protestas, huelgas y manifestaciones de los docentes. Tenía solo 24 años y bastaron solo 3 años para comenzar a dirigir esa sede.

Su pareja Lorena Riesgo, entre el 2007 y el 2019 fue Concejal de la ciudad de La Plata. Al cesar, aspiró al Senado provincial pero al no obtener los votos necesarios aceptó el puesto de Subsecretaria de Promoción Sociocultural de la provincia de Buenos Aires.
Si bien Baradel obtuvo un título docente, nunca estuvo al frente del aula en una escuela o colegio, y por eso los temas del aula solo los conoce a través de terceros. Es como el médico que nunca trató personalmente un enfermo y se ve obligado a consultar a colegas. No sabe las situaciones que allí se presentan, no sabe de los problemas y angustias que tienen los docentes que están al frente del aula; no tiene idea de cómo se desarrolla el proceso de aprendizaje en las escuelas del conurbano o del interior de la Provincia. Cree que los docentes viven tan confortablemente como él. ¡Los docentes la están pasando muy mal!

Según el Indec, en el año 2021 una familia tipo necesita más de $ 60.000,- para no ser pobre y todo lo que los representantes de los 5 sindicatos docentes nacionales lograron en la paritaria, fue que recién a partir de octubre los docentes pasen a ganar $ 38.000,- y en diciembre $ 40.000. Para entonces, la inflación se habrá devorado el aumento.
Baradel, que participó de esas negociaciones con el gobierno, no salió a reclamar con firmeza por la vergonzosa insuficiencia de ese aumento. Los docentes quedaron muy por debajo de la línea de la pobreza. No mostró, en defensa de los docentes, la garra y agresividad que mostraba con Vidal y Macri en el poder; por eso muchos lo acusan de traicionar a la docencia por mostrarse incondicional al gobierno e indiferente a la situación de los docentes. ¿Está buscando hacer méritos para ser tenido en cuenta para algún cargo político?

Si los docentes están tan mal remunerados, el gobierno no puede estar en condiciones de exigirles nivel académico, capacitación constante, didáctica creativa, buena presencia y control del aula, etc. No se les puede exigir nada. Solo agradecerles lo que hacen. Y así, no se va a ninguna parte.
Para ir corrigiendo estos desajustes sería muy útil que los sindicalistas docentes, estén obligados a dar 30 días de clases por año en las aulas, con limitada asistencia de representantes de los padres y de la prensa. De esta manera ellos tendrían una visión más exacta de la realidad del aula y nosotros una mejor visión de lo que ellos valen. ¿Por qué los políticos y sindicalistas no prueban vivir un año con solo el salario docente? Serían más creíbles.

Los docentes demostraron que son más útiles a la sociedad que los políticos y sindicalistas, y por eso resultan inaceptables sus ocultados y magníficos ingresos y demás privilegios.
Una de las consecuencias más dolorosas de esta situación es que la mayoría de los jóvenes que sienten inclinación por la docencia se decidan por otras carreras, espantados por el sueldo y el muy bajo vuelo de los dirigentes, siempre enfrascados en ruidosa politiquería y desentendidos de la verdadera problemática de la educación. La docencia no puede perder a sus mejores aspirantes. El aumento del presupuesto educativo nunca llega al que está al frente del aula; su destino solo lo saben y disfrutan los sindicalistas.

Baradel tiene un físico imponente y cultiva una estética vulgar, más parecida a la de un barrabrava o a la de un indigente que a la de un representante de los docentes. Si bien su cabello es más disciplinado que el de la Ministra Carla Vizzotti, ayuda a dar la apariencia de una persona poco pulcra y hasta desaseada. Se pueden conjugar perfectamente un look popular con una presentación más prolija. También la apariencia externa de las autoridades es parte de la educación popular. Puede vestirse bien porque ya nadie cree en que el que aparenta ser pobre sea pobre.

Participó activamente de la “Carpa Blanca”, levantada f rente al Congreso para hacer una serie de reclamos. Gobernaba Carlos Menem, que había propiciado la sanción de la “Ley de Transferencia de Servicios Educativos” de la Nación a las Provincias. En adelante, los gobernadores deberían hacerse cargo de la educación Primaria y Secundaria, cada uno en su provincia. Los resultados fueron decepcionantes; acostumbrados a gastar irresponsablemente, sin dar cuentas a nadie, comenzaron a disminuir los presupuestos educativos, a reducir los salarios docentes y a precarizar los servicios educativos.

La instalación de la “Carpa Blanca” nacionalizó un conflicto que habían iniciado Ctera y Suteba, y en poco tiempo todas las provincias se unieron a esta protesta. En Neuquén una dura represión cobró la vida de Teresa Rodríguez. Reclamaban, inicialmente, una Ley de Financiamiento de la educación y la derogación del Pacto Federal Educativo. Más adelante se fueron incorporando otros reclamos como el no pago de la deuda externa, la defensa de la educación pública, mejoras salariales, sustitución de importaciones, etc.

Los reclamos políticos contaminaron los educativos.
Los líderes de esta protesta fueron Marta Maffei y Hugo Yasky. La Carpa se mantuvo por 3 años, 1.000 días y se convirtió en un escenario recorrido por todos los que querían ser vistos por la TV, tuvieran o no relación con la educación. Pasaron por allí cerca de 3.000.000 de personas. Entre ellos escritores, artistas plásticos, músicos, deportistas, murgueros, jubilados etc. Fue levantada cuando el Parlamento promulgó la Ley de Financiamiento Educativo, que era el objetivo central.
Su desempeño en esta protesta le sirvió a Baradel para escalar puestos dentro del directorio de Suteba y cuando Yasky en el año 2004 va a Ctera, Baradel lo sustituye en Suteba. En este largo período entre el 2004 y el 2021 abusó irresponsablemente de las huelgas docentes, perjudicando el aprendizaje de 4.300.000 niños y fomentando la politización de los docentes. No hizo nada para combatir la corrupción del sistema, en especial en lo referido al ausentismo docente y al sistema de suplencias. Los alumnos son rehenes de su arbitrariedad, y la educación y el aprendizaje están en caída libre. Con estas prácticas está afectando la formación y por lo tanto el futuro de cada niño. Y eso es injustificable.

No cabe duda de que el objetivo detrás de estas huelgas y movilizaciones es hacerse de un protagonismo que lo proyecte a algún puesto importante dentro del P.J. Su afiliación o no al partido, es un detalle intrascendente. Mandan sus actos.
Son numerosísimos los viajes al exterior que hizo Baradel; a los más inopinados países.

Nunca se comunica cuál fue el motivo y, menos aún, el origen de los fondos que financian esos viajes. ¿Será con parte del dinero que se le roba al sueldo de los docentes? Todos esos datos debieran ser públicos porque se hacen con nuestros impuestos.
Suteba y Baradel son fanáticos hasta la ridiculez del lenguaje inclusivo, como si fuera un condicionante de la educación y un gran aporte a la lengua de Cervantes. Creen que es revolucionario… Fastidia tanta estupidez. Hay temas realmente más urgentes.
Veamos cuatro ejemplos que muestran el nivel educativo y cultural de nuestros dirigentes:

Hace poco tuvimos la oportunidad de sorprendernos al ver a un dirigente de importancia nacional, que tuvo aspiraciones presidenciales, como Hugo Moyano, deletrear penosamente palabra por palabra, como un niño de primer grado, el “orden del día” de la asamblea del Club Independiente de Avellaneda. Entre los temas a tratar estaba la consideración sobre gravísimas irregularidades contables en el Club, que rozaban al propio Moyano. Ya iniciada la lectura, cuando Moyano se dio cuenta de que estaba balbuceando y haciendo el ridículo, porque estaba demostrando que apenas sabe leer, le pasó el acta al Secretario del club diciéndole “¿Por qué no le das lectura vos?” y el resultado fue una lectura aun peor; para este secretario la palabra “epidemiológica” fue un obstáculo insalvable. Después de la lectura que desnudó su falta de cultura, Moyano hizo gala de una amplísima gama de insultos y vulgaridades dirigidas a la lista opositora del Club. No quiere sentirse controlado por nadie.

Un ejemplo grave de vulgaridad la dio la candidata Victoria Tolosa Paz el día 30-8-21. En una entrevista concedida a Pedro Rosenblat hizo una sorprendente revelación al manifestar que “Vinimos a hacer posible la felicidad de un pueblo y la grandeza de una patria, y no hay felicidad de un pueblo sin garchar”. ¡Glorioso! ¡Qué fácil que es conseguir la felicidad! Los analistas estiman que hará una gran elección entre los violadores y las prostitutas. Semejante estupidez, la marcará para siempre. ¿Cuál es su mérito para ser candidata?

La ministra Sabina Frederic por su parte, no pecó de vulgar sino de supinamente ignorante y superficial al decir que “Suiza es más tranquila, pero también más aburrida” que Argentina. ¿Solo eso sabía de Suiza? ¡Todos preferiríamos vivir en la aburrida Suiza! ¡Es mucho más segura!

El caso de la Profesora Laura Radetich, de Ciudad Evita, es demasiado conocido. Trató de adoctrinar políticamente a sus alumnos usando y abusando de su posición de poder. Fue muy llamativo que el Presidente saliera a alabar la furia sectaria de la docente diciendo, “que haya tenido ese debate es formidable, abre la cabeza” Allí no hubo debate. ¿No se dio cuenta el Presidente que esa docente tal como está, necesita atención profesional? Suteba y R. Baradel guardaron riguroso silencio.
El vuelo de estos dirigentes es el resultado de la decadencia educativa. Cristina y Alberto, afirmaron que el mérito no es requisito para nada.

Cuando la Ministra de Educación de CABA advirtió que el adoctrinamiento político estaba invadiendo las aulas, Baradel respondió diciendo que “Es muy grave que Soledad Acuña propicie la delación y la denuncia a docentes que enseñan, por lo que enseñan”. En otra ocasión afirmó que “lo que S. Acuña llama adoctrinamiento, es enseñar a pensar”. Los docentes deben enseñar solo su materia y no perder tiempo en temas políticos o deportivos porque le están restando tiempo a la formación académica, de la que dependerá el futuro del alumno. El buen docente sabe hacer gustar su materia y no necesita andar divagando por otros temas. Para eso, aunque mal, se le paga.

A Baradel le encantan el incienso y las loas. Suteba comunicó que Baradel “fue reconocido por la Universidad Mayor de San Simón, el gobierno de Bolivia y Diputados, por sus actos de solidaridad, y por haber recibido y protegido a los compañeros perseguidos por la dictadura de Áñez”. Suteba declaró que “ese reconocimiento del pueblo Boliviano a Baradel es un orgullo para todos los trabajadores de la educación bonaerense”. También recibió el Premio Solidaridad Internacional otorgado por el Sindicato Británico NASUWT, que también llenó de orgullo a los docentes bonaerenses.

Hebe de Bonafini le entregó el “Pañuelo Blanco” por su defensa de la escuela pública. Conmovido respondió: “es el honor más grande al que puede aspirar un militante”…y finalizó su discurso diciendo “¡no al F.M.I.!”.
Baradel prefiere el protagonismo ruidoso y las medidas demagógicas por sobre la poco popular y, a veces, dolorosa solución de los problemas; quiere más derechos y menos obligaciones. Descalificó a la Ministra de la CABA Soledad Acuña afirmando que “no está al a altura del cargo que ejerce”. Fue a Esquel a reclamar la aparición con vida de Santiago Maldonado y a protestar contra el accionar de Gendarmería Nacional; se reunió con la comunidad Mapuche Pu Lof. Suteba expresó su total solidaridad con los trabajadores de C5N por… Idem con los de Telam. Salió en defensa de nuestra la “Línea aérea de Bandera y la soberanía de nuestros cielos”. Se opuso al cierre de Casinos.

Apoyó el impuesto a las grandes fortunas. Denunció ante la CIDH (Comisión interamericana de Derechos Humanos) que durante el gobierno de Macri se dieron muchas violaciones a los DDHH pero sin citar ningún caso concreto. Apoya entusiasta los éxitos de este gobierno nacional y popular. Para ganar más popularidad buscó complicidades políticas para que Suteba pudiera poner centros de vacunación contra el Covid 19 reemplazando a quienes correspondía por derecho y obligación, los hospitales y salas médicas. Se opuso furiosamente al retorno de los alumnos a la presencialidad, sin pensar en las desastrosas consecuencias que podrían seguirse en caso de no hacerlo etc. etc.

Estas acciones son las que explican la decadencia de la educación pública. Los sindicalistas se han desentendido de la educación, usando su puesto solo para hacer política y demagogia; haciendo verdadera aquella terrible afirmación de Bernard Shaw, “Desde muy niño tuve que interrumpir mi educación para ir a la escuela”.
Por estas razones Baradel, Suteba, Ctera, etc. son los responsables del estallido de la matrícula de las escuelas y colegios privados. Con la excusa de defender la educación pública, la llevaron a su más completo descrédito. Son los mariscales de la decadencia educativa de la Escuela Pública Argentina. Deberían avergonzarse de que incluso muchas familias pobres, hagan el esfuerzo de enviar por lo menos a alguno de sus hijos a colegios privados, porque allí hay menos huelgas, más disciplina y el nivel académico es superior. A los sindicatos docentes no les preocupa ni que el 50% de los alumnos secundarios abandonen sus estudios, ni que a raíz de su terca oposición al retorno a la presencialidad escolar, 1.300.000 niños hayan desertado de la escuela. No les interesa.

A fines del gobierno de Macri, a pesar de la oposición de los sindicatos, se realizó la evaluación internacional de rendimiento escolar Pisa. Y la verdad quedó en evidencia: sobre 79 países, en Lectura Argentina quedó en el puesto 63, en Matemáticas en el puesto 71 y en Ciencias en el puesto 65; muy por debajo de Chile y Uruguay. Los malos resultados de la evaluación de los alumnos fue, al mismo tiempo, una amarga evaluación del nivel de competencia de sus docentes y de la conducción educativa en el país.

En Argentina, cuando alguien llega a puestos de importancia, en vez de colaboradores se rodea de cómplices; y cuando, gracias a la falta de controles serios, se disfrutan las mieles de la impunidad, buscarán desesperadamente la perpetuación en el poder. Baradel lleva 30 años en el sindicalismo docente y 17 años al frente de Suteba; tiene poder como para torpedear decisiones de cualquier Ministro de Educación de la Nación y convocar a las huelgas que se le antojen; tiene el respaldo de una pirámide de mediocres incondicionales, que nunca trabajaron en serio por la educación. Y, como no podía ser de otra manera, los resultados los señalan como los verdaderos enemigos de la Educación Pública Argentina.

En vez de avanzar, estamos retrocediendo. Todas las variables que inciden en la educación son muy malas y se debe señalar a los responsables: los políticos y los sindicatos con sus dirigentes, entre quienes se destaca Baradel. Sin los sindicatos, la educación en Argentina sería mucho mejor. ¿Para qué sirvieron en los últimos 70 años?

No los necesitamos. Son ellos los que necesitan de los sindicatos para su propio y exclusivo beneficio. Ya han hecho demasiado daño. Esto debe terminar.

Nota: Profesor Humberto Guglielmin
Guglielmin.humberto@live.com

Fotos: Minuto Uno – Lacapitalmdp.com – La Nación – Reedit – DiarioMovil – Chequeado – Clarin

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*