NUESTROS DIRIGENTES 6 ALPEROVICH , JOSÉ JORGE

Nació en La Banda del Río Salí, Tucumán, en el año 1955. Fue gobernador de su provincia desde el año 2003 al 2015. Tres períodos con dos reelecciones. Luego fue Senador Nacional hasta su pedido de licencia en el año 2019. Casado con Beatriz Rojkés, también Senadora Nacional. Hijo de inmigrantes venidos de Lituania y hoy Señor Feudal de Tucumán.

Se inició en política dentro del Radicalismo, igual que Gerardo Zamora, de Santiago del Estero, y hoy ambos son kirchneristas. Fue funcionario de la dictadura durante el gobierno del General Antonio Bussi, tal como lo fue Gildo Insfrán en Formosa, durante la intervención del General Colombo y Alicia Kirchner en Santa Cruz como Ministra de desarrollo Social durante la dictadura de Jorge Rafael Videla.
Haber integrado el gobierno de Bussi no es un detalle inocente en su currículum. Este militar había sido comisionado por la Nación como observador para estudiar las tácticas del Vietcong y del ejército norteamericano en su lucha contra la guerrilla comunista de Ho Chi Min. Y lo hizo muy bien.

Cuando Isabel Perón vio la necesidad del uso del Ejército Argentino para combatir la guerrilla rural en el monte Tucumano ordenó el “Operativo Independencia” y para comandarlo eligió a Bussi, un hombre que no se permitía vacilaciones. Buscando los resultados rápidos que se le exigían, creó centros de detención y tortura para obtener información y ordenó fusilamientos y desapariciones (1976-78). Alperovich era un profesional adulto, que sabía todo lo que se estaba haciendo y precisamente por eso decidió colaborar. Nunca le objetó públicamente nada, tampoco los millones de dólares que Bussi tenía en Suiza.

En el año 1999 el gobernador Julio Miranda (P.J.) lo designó Ministro de Economía porque necesitaba un Radical para relacionarse mejor con el presidente F. de la Rúa, pero la crisis final de su gobierno le abrió la oportunidad para dejar el Radicalismo y para irse al Peronismo vencedor. Su derrotero fue, Radicalismo, Peronismo y luego Kirchnerismo.
Una vez en el nuevo partido, fue designado Senador Nacional y en el año 2003 Miranda lo impuso como candidato a gobernador. Impuesto fácilmente en las elecciones gracias al colapso del Radicalismo, mostró capacidad para liderar una provincia difícil y mal administrada y, a pesar de sus orígenes radicales, fue imponiéndose dentro de la estructura del peronismo tanto provincial como nacional.

En el año 2007 fue reelegido por casi el 80% de los votantes. Su alineación con el gobierno central quedó evidenciada en el enfrentamiento con el campo por el tema de las retenciones; esto, sin embargo, le costó el alejamiento de muchos empresarios que hasta ese momento había sido sus aliados.
En el año 2011 una muy conveniente modificación de la Constitución Tucumana le permitió una nueva presentación para el cargo y no tuvo problemas para ser reelegido. Fue su tercer período consecutivo.

Su alineación con Néstor Kirchner fue recompensada con generosos fondos de ayuda que le permitieron movilizar la economía. A lo largo de sus 12 años de gobierno logró contener algo de la miseria extrema, mejorar el calamitoso salario de los docentes, levantar muchas escuelas y acondicionar otras tantas, extender la red de agua corriente y el tendido de cloacas, levantar una gigantesca planta de tratamiento de aguas servidas, un importante Hospital que no solo atiende las necesidades de su provincia sino también de algunas de las vecinas, obras viales y complejos habitacionales populares.
Las necesidades de la provincia están muy lejos de tener solución. Después de Santiago del Estero es la provincia con salario más bajo. Cerca de 100.000 personas se ven forzadas todos los años a buscar trabajos temporarios en otras provincias; los que no lo hacen solo tienen como alternativa ofrecerse como mano de obra barata. Fue esta disponibilidad la que facilitó la gran expansión del cultivo de los limones y en menor medida la de los arándanos. El déficit habitacional sigue siendo una pesadilla. Hizo un buen trabajo, pero lo por hacer es muchísimo.

CONFLICTOS: coincidiendo con las expectativas que suelen manifestarse a finales de año, en diciembre del 2013 se produjo un amotinamiento policial que se extendió a 20 provincias en reclamo de mejoras salariales y de condiciones de trabajo. Los epicentros de las revueltas fueron Córdoba y Tucumán, donde sucedieron los hechos más graves. Los policías, al abandonar sus tareas, agudizaron las demandas de fin de año y facilitaron desbordes gravísimos.
En Tucumán hubo saqueos en 250 locales, robos masivos en supermercados y viviendas, tomas de edificios, tiroteos, barricadas para aislar zonas etc. El saldo fue de 10 muertos, más de 100 heridos de bala y hospitales en caos. Por 3 días hubo completa anarquía. Alperovich perdió el control de la situación y pidió a Cristina el auxilio de la Gendarmería Nacional, que le fue dado de inmediato. A Córdoba, en cambio, con un gobierno poco dócil a Cristina, el auxilio de Gendarmería llegaría 2 días después de finalizados los desórdenes
Mientras el país ardía por estos amotinamientos en 20 provincias, Cristina tocaba el tambor y bailaba celebrando los 30 años de democracia.
MANCHAS NEGRAS

MARITA VERÓN: se trata de un caso que tuvo una enorme repercusión nacional pues su madre Susana Trimarco movió cielo y tierra para poder encontrar a su hija. Marita, una joven de 22 años que desapareció el 3 de abril del año 2002 cuando se dirigía a una maternidad para hacerse unos estudios. Según testimonios fue raptada desde un automóvil, se supone que para forzarla a ejercer la prostitución.

Este caso evidenció que la policía Tucumana tenía una enorme incompetencia o, lo que es más probable, una clara complicidad para que el caso no se aclarara. Recién después de dos años de la desaparición de Marita comenzaron a investigar con alguna seriedad a dueños de prostíbulos, a conocidas madamas y a atemorizadas mujeres rescatadas de las redes de la noche. Al no darse con ninguna pista seria, la investigación derivó hacia versiones distractivas y en ocasiones fantasiosas.

De lo investigado quedó en claro que es muy grave el problema de la trata en las provincias del Norte, que siempre va asociado a la droga y que, al mover muchísimo dinero, puede comprar voluntades y silencios en todos los ámbitos. Fueron visibilizados varios dueños de prostíbulos y sus prácticas de hacer rotar por diversas provincias a sus pupilas y que muchas de ellas terminaban en el barrio Las Casitas, de Rio Gallegos, Santa Cruz.

El más visibilizado fue Rubén “la Chancha” Ale y su esposa María Jesús Rivero, que eran los que manejaban la prostitución en Tucumán y otras provincias. Aún hoy, ellos son los más sospechados de haber tenido algún grado de participación en la desaparición de Marita.

Cuando en 1995 se puso de moda la salida laboral a través de los remises, “la Chancha” Ale y su esposa pusieron una cadena de remiserías y los autos los compraba en las concesionarias de J. Alperovich; fueron tantos que resultó inevitable un acercamiento entre ellos, documentado por muchas fotografías.

El General Bussi nunca quiso legalizar los más de 700 taxis que controlaban los Ale, pero su sucesor Julio Miranda se vio obligado a hacerlo, cansado de los continuos bloqueos vehiculares que provocaban los taxis de los Ale. Debió darles además una frecuencia en el Comando Radioeléctrico y permitirles que sus taxis actuaran como una fuerza parapolicial para evitar problemas viales. Esa es la razón por la que cuando Susana Trimarco fue a pedirle ayuda al gobernador Miranda para encontrar a su hija, le respondieron que le pida ayuda a Rubén “la Chancha” Ale, que tenía más presencia en la calle que la propia policía, pero era un sujeto mafioso con acusaciones de asesinato, extorsión, intimidación y proxenetismo.

A Marita se la buscó en todas las provincias argentinas por la incansable energía de su madre pero, para el gobernador J. Alperovich esa búsqueda no era una prioridad. En el año 2012 los 13 acusados, luego de un movido juicio, fueron absueltos, lo que produjo un escándalo que motivó la intervención de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán y como resultado de esto, se revocó el fallo y en un nuevo juicio 10 de los 13 acusados fueron condenados a penas que van de los 10 a los 22años, algunos como autores del delito de retención y ocultamiento agravado para el ejercicio de la prostitución y otros como partícipes necesarios. Los hermanos Ale también fueron condenados, pero por lavado de activos. La búsqueda de Marita o de sus restos no ha finalizado.
S.Trimarco creó una Fundación para ayudar a las víctimas de la trata y para esa finalidad recibió un subsidio de 5,6 millones de pesos, equivalente a U$D 418.000,- de parte del gobierno de Cristina K., pero el destino de esos fondos es un misterio. El juez Daniel Bejas citó a declarar a Susana Trimarco pero ella no se presentó alegando haberse mudado; le prohibió salir del país hasta tanto no declare. Este caso está cayendo en el olvido y suben las sospechas de corrupción sobre su madre.

PAULINA LEBBOS: era una joven universitaria hija de un funcionario de Alperovich y madre de una niña de 5 años, cuyo cuerpo, el 26 de febrero del año 2006, fue encontrado unos 15 días después de su secuestro, frenado por los arbustos de la pendiente de un barranco al que había sido arrojado. Obviamente ese no era el lugar del crimen. Tenía graves mutilaciones y evidencias de que se lo quiso reducir cubriéndolo con cal.

La investigación fue pésima y llena de falsos testimonios. Se dijo que fue hallada luego de intensos rastrillajes policiales, cuando en realidad el hallazgo lo hicieron los hermanos Goitea; buscaron demostrar que Paulina había fugado de casa porque había conflictos familiares; aparecieron pistas que ubicaban a Paulina en Jujuy, Salta y Río Negro. Su padre afirmó que los funcionarios” lo único que hicieron fue investigarme a mí y a mi familia; mi hija era una persona normal… era madre, estudiaba, trabajaba, salía a bailar… la policía intentó ensuciarla, siguió pistas falsas y al final me la entregaron muerta”.

El Ministro de Seguridad Pablo Baillo al anunciar el hallazgo del cuerpo, hizo declaraciones para el bronce: “Cumplimos con nuestro trabajo y encontramos el cuerpo de la joven. En otros gobiernos nunca se hubiera sabido qué pasó con ella. No necesitamos del F.B.I. Quiero que quede claro que aquí no hay impunidad ni protección para nadie, como sucedía antes”.
Sin embargo hubo una desvergonzada maniobra de encubrimiento en la que participaron los más altos funcionarios de Alperovich. Se falsificaron firmas y se omitieron pericias serias. Los peritos de Gendarmería calificaron las pericias y procedimientos como “una vergüenza técnica”.

En el afán de ocultar el crimen, la Justicia colaboró firmemente con el gobierno pues en él estaban implicados varios “hijos del poder”. Entre el 2006 y el 2014 los dos fiscales intervinientes frenaron las investigaciones y se limitaron a sembrar sospechas sobre la vida sexual de Paulina. Deberían haber averiguado quienes la mataron, dónde y porqué movieron de lugar el cuerpo etc. Tampoco correspondía que visitaran a Alperovich para pedirle directivas sobre lo que debían hacer. La docilidad demostrada ante el poder político les significó ascensos en sus carreras judiciales.

Entre los “chicos bien” sospechados de haber tenido alguna participación en el encubrimiento de la muerte de Paulina están Gabriel Alperovich y su hermano Daniel, hijos del gobernador, y Sergio Kaleñuk, hijo del secretario privado de Alperovich. Sobre los responsables de su muerte el avance es casi nulo; solo sospechas.
Lo horroroso de esta tragedia fue que el aporte de pruebas sobre lo sucedido en torno a la muerte de Paulina, en sus comienzos, quedó a cargo exclusivo de su padre. Ninguna institución del Estado lo ayudó. Al contrario, se limitaban a refutar las investigaciones de su padre y abrir pistas inconducentes.

Si este caso, tan sonado y con varios participantes, no fue aún aclarado es porque estamos ante una policía extremadamente incompetente o ante una complicidad del poder político. En una ocasión el Gobernador Alperovich dijo “yo sé quién mató a Paulina”, pero se negó a decirlo.

Últimamente, a 15 años de los hechos, la Corte Suprema de Tucumán notificó a César Soto- entonces pareja de Paulina- a César Kaleñuk, hijo del secretario de Alperovich, y a Esteban Gómez que están imputados por el crimen. La cadena de encubrimiento quedó parcialmente develada con la condena de 3 a 6 años de prisión a altos funcionarios de Alperovich y policiales. La Corte también dispuso que se investigue al propio Alperovich y al subsecretario de seguridad José Ardiles por graves irregularidades en la investigación.
VIOLACIONES: En Noviembre del 2019 el Senador José J. Alperovich fue acusado por su sobrina de 29 años, que trabajaba para él como asesora, de haber sido violada física, sicológica y sexualmente durante un período de un año y medio, tanto el Tucumán como en Buenos Aires. Los detalles de tan prolongados abusos, son espeluznantes e increíbles en una persona que ha pasado por tan importantes cargos políticos.

La necesidad de trabajo de su sobrina lo puso en la situación ideal para el abuso de poder machista. Y fue despiadado. La acusación de la denunciante disipa cualquier duda. Ante la grave repercusión que tuvo el caso, el Senado no tuvo más alternativa que aceptar su pedido de licencia, que se prolonga al día de hoy. Además, sus antecedentes no lo favorecían; siendo gobernador habría tenido un romance con una participante de Gran Hermano y en otra ocasión, en plena entrevista, ante las cámaras, acosó descaradamente a la periodista tucumana Carolina Servetto.

Muchos parlamentarios pidieron la expulsión de Fernando Iglesias por haber insinuado que en la Quinta de Olivos había noches ardientes basándose en que allí, en plena cuarentena rigurosa, había injustificables visitas, algunas hasta horas muy avanzadas. Esos mismos Parlamentarios, tan duros con Iglesias, fueron inaceptablemente complacientes con el autor de un delito mucho más grave, como es la violación sistemática de una empleada que necesitaba trabajar y que, además, era familiar. Nadie le espetó acusaciones de misoginia, abuso o machismo a Alperovich. ¿Será porque es peronista y por lo tanto bueno y F. Iglesias de la oposición, y por lo tanto malo?
Como era de esperar Alperovich negó la acusación, pero pidió licencia en el Senado y, para humillar a quien la acusó y a su familia, devolvió el golpe revelando sus datos personales y alejándola del despacho de la Senadora Beatriz Mirkin, (PJ) quien está acusada ante la justicia de encubrimiento agravado por haber sabido todo y haber callado.

La investigación de la denuncia va con una lentitud exasperante. Por ahora, la única investigada es la víctima. El acusado tiene fueros y por lo tanto no puede ser arrestado. Por el Parlamento argentino pasaron muchos incapaces y serviles,- entre ellos se llaman “leales”- estafadores, coimeros, ladrones y hasta asesinos. Ahora un violador. El Parlamento ¿qué está esperando para mejorar un poco su imagen y ganar algo de RESPETABILIDAD y HONORABILIDAD?

BEATRIZ ROJKÉS DE ALPEROVICH:
Es fonoaudióloga. Ingresó a la política por acción de su marido. En el año 2015 fue Diputada Nacional y en el 2009 se postuló y resultó electa como Senadora Nacional. Llegó a ser Presidenta Provisional de la Nación por un día por ausencia simultánea de Cristina K. y del A. Boudou. Se hizo amiga personal de Cristina durante su prolongado paso por la política Nacional y provincial. Como titular del P.J. Tucumano fue la encargada de comunicarle a José López, el de los bolsos con 9 millones de dólares, que quedaba suspendido como Vicepresidente Segundo del P.J. Tucumano. José López, era de Santa Cruz y no reunía algunas condiciones para ese cargo, pero a pesar de eso fue promovido por Alperovich , por haber sido un gran colaborador de Néstor Kirchner.

Cumplido su mandato, al no poder sustituir a su marido en la gobernación de Tucumán decidió retirarse, para dedicarse por entero a la administración de los cuantiosos bienes familiares. Inicialmente esos bienes se limitaban a las concesionarias de auto pero, luego del ingreso de la familia en política en el año 2003, pasaron a incluir inmobiliarias, financieras, empresas de construcción, exportadoras de cítricos, cría de ganado, cultivo de soja etc. La diosa Fortuna en Argentina acompaña a los líderes populares.
Sin embargo el presidente la tiene como candidata para ocupar la Embajada Argentina en Rusia. Pero la tendencia de B. Rojkés a expresarse en forma poco diplomática y descortés, no la hacen la candidata adecuada para el cargo. Veamos:

Un grupo de pobladores que acaban de perder todos sus bienes por una grave inundación, le solicitan maquinarias y medios para reconstruir sus viviendas pero, uno de ellos, ante la falta de respuesta le dice “¡Usted tiene su casa!” y la terrible respuesta no se hizo esperar, “¡Yo tengo 10 mansiones y estoy acá, pedazo de animal, vago de miércoles!”
Su agresividad también la tuvo en el Senado con su colega Silvia Elías de Pérez sobre el tema de la violencia de género de la que Silvia era víctima. Le espetó “la violencia se da de a dos”.

Sobre un adulto y dos adolescentes, ahora presos, que habían dado muerte a una niña que se resistió a la violación, B. Rojkés para exculpar al Estado de toda responsabilidad dijo, “Hasta donde sé, el papá y la mamá son responsables que una niña de 6 años esté jugando en la vereda a las 6 de la tarde”. Y también “No podemos tener al Señor Estado a la par de una familia que está borracha y permite que una criatura de 6 años esté sola en la vereda”.

Ante el pedido de ayuda de una señora cuyo hijo se drogaba y terminó suicidándose, al recibirla Rojkés le dijo, “Al menos ahora, Dora, vas a poder dormir tranquila porque tu hijo, no está en la calle”. A las “Madres de la Esperanza” que marchaban para pedir una política de Estado sobre el problema de la drogadicción, les dijo “Tenemos que cuidar a nuestros hijos en vez de andar marchando”. Sus relaciones con la prensa son pésimas… Podríamos continuar con anécdotas de este tipo.

B. Rojkés de Alperovich carece de preparación para ser Embajadora y no sabe controlar su lengua viperina. La diplomacia requiere de amplios conocimientos de muchas materias, sutileza y manejo de las formas de conducirse. Una palabra inadecuada sería una catástrofe.

¡Este es el nivel de nuestros actuales dirigentes!

Nota: Profesor Humberto Guglielmin
guglielmin.humberto@live.com

Fotos: Anred.org – La Gaceta . Unidiversidad.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*