Círculo Femenino 11 de Abril: Ellas siempre presente

Las ciudades se expresan a través de sus monumentos y edificios, tanto por el significado emocional que identifican, como la   historia que mantienen siempre viva. Bahía Blanca cuenta con varios de ellos. Un ícono simbólico se plasma en el Teatro Municipal. Si nos  remitimos a  la esencia no tangible, la solidaridad, es el rasgo que resalta en su gente. Las palabras teatro y solidaridad unidas así,  bien se asocian confluyendo el 11 de Abril, un  nuevo Aniversario de Bahía Blanca.  (190 años).

“En el marco de las actividades oficiales, el miercoles 11 de Abril, a las 20.30 hs en el Teatro Municipal, se realizó el descubrimiento de una placa por el 40 Aniversario del Círculo Femenino 11 de Abril”.

El Teatro Municipal, fue inaugurado el 9 de agosto de 1913. Prosiguió luego funcionando de manera brillante debido a su belleza, su admirada acústica, la amabilidad de su sala, como además por la excelente calidad del contenido de sus presentaciones artísticas.
Pero el paso de los años junto a la desidia afectaban poco a poco al bello coliseo llevándolo a lo jamás pensado, un pronunciado y lamentable declive. Ante tal situación entonces, las autoridades decidieron dejar cerrado el teatro.

Corría el 1968. Se encontró con que el viento y la tierra hicieron de lo suyo generando una bochornosa alfombra de polvo sobre las tablas del escenario. Los camarines desiertos de todo elemento. La inmensa sala sumida bajo un oscuro silencio. Y había mucho más que acentuaba el triste deterioro.

Pero estaban ellas, iluminadas por la solidaridad y desapego de interés personal, listas para el socorro.
Qué hacer entonces, se preguntaba el grupo de señoras, frecuentes espectadoras del coliseo. Si bien con gran preocupación pero también con esperanzas de lograr el objetivo. Así nació el Circulo Femenino 11 de Abril y sus reuniones de los martes, donde brotaban mil ideas que sobrevolaban en el espacio, del mismo teatro, cedido por las autoridades de la comuna. El Círculo Femenino 11 de Abril, ya estaba formado entonces. Se trataba de señoras, alentadas por la buena intención y simpatía. La presidenta era María Elvira Casanova de Mancinella. La acompañaban cumpliendo los roles: Vicepresidenta, María Enriqueta M de Puente. Secretaria: Clelia M de Fernández. Pro. Secretaria: Enilde R de Forgue. Tesorera: Elsa B de de Cobián. Pro Tesorera: María Aurora V de Failo. Vocales titulares: Cristina R de Salvadori. Teresita L de Vagnoni. Naty A de Costa. Vocales Suplentes: Eulalia Susbielles y Wanda K de Bournaud.

Intimidadas al inicio, hasta que el coraje se presentó a tiempo, ante el acto de pedir dinero que se hizo necesario y cotidiano. Ordenaban prioridades y a través de cenas, tallarinadas y bonos, desfiles de modelos, más otros diversos eventos, -siempre de calidad-, la presencia de Mirtha Legrand. Sumado a un subsidio otorgado por la municipalidad, todo esfuerzo para lograr fondos era considerado justo. Así cumplían y continuaban con la altruista misión.
Se las vio inclina

das. La vieja y bella tela importada de Francia, extendida sobre el piso mientras ellas con disimulados remiendos, tapaban los agujeros del sufrido telón. Luego en los balcones y las butacas de la sala y el eterno que hacer, daba a la idea de nunca terminar.
Aun continúan plenas, – son ya una marca de perduración-, con su primordial estilo, en el sector izquierdo del hall del teatro, donde dicen sentirse como en su casa. En las noches de función, el cafecito a punto o la bebida fresca a elegir. Y ciertas delicias para acompañar.
Ellas y las que ya no están, (se las recuerda con nostálgico afecto), dejaron sus huellas, invisibles, tal su delicado esmero. Tanto es así que el Teatro Municipal hoy luce, semejante a su brillo inaugural.

Nota: Blanca Visani

Fotos: Propias y QR


Nota de Redacción:

Homenaje y palabras

“En el marco de las actividades oficiales, el miércoles 11 de Abril, a las 20.30 hs en el Teatro Municipal, se realizó el descubrimiento de una placa por el 40 Aniversario del Círculo Femenino 11 de Abril”.

«Las damas Patricias de Bahía Blanca», así lo expreso Ricardo Margo, enalteciendo la labor realizada por estas señoras durante estos últimos 40 años.
Como dicta el protocolo y ceremonial, luego hablo el Intendente Hector Gay quien en nombre de la ciudad de Bahía Blanca, hizo mención que el teatro es como «el icono de la ciudad», también elogio al Circulo que iniciaba la puesta en valor del mismo allá por 1978.

Luego junto a la comisión del circulo femenino 11 de abril, descubrieron una placa con la leyenda «A 40 AÑOS DE SU PARTICIPACIÓN EN LA RECUPERACIÓN DE ESTE TEATRO Y EL CONSTANTE APOYO BRINDADO»

Ricardo Margo y Hector Gay así lo expresaron …

Margo: -Podríamos ser lo más protocolares, fríos. Cumplir y retirarnos de acá, como les decíamos, hace 30 o 40 años atrás.
Pero esto no es un deber. Vamos a descubrir aquí, nada más y nada menos, que una placa, como tantas hay. Pero se vienen a sumar al recorrido de la gran historia de este muy buen gran teatro que es el Teatro Municipal.

Cuando veníamos caminando para acá con Hector, recordaba que, yo cumplía 19 años y con Danilo Grimoldi caminábamos por el Teatro que decían que se iba a volver a abrir; y el grupo de mujeres que por entonces también, la mirada sesgada podría decir las «Damas Patricias de Bahía Blanca». Aquellas que podrían compartir algunas rémoras de Bahía Blanca con belleza.

Estaban literalmente, arrodilladas sobre el telón de este histórico Teatro, tejiendo, bordando, cociendo y corriendo de un lado para otro, porque había que abrir, re-abrir, el Teatro Municipal. Año 1978, hace exactamente 40 años, ustedes dieron el re impulso que necesitaba este Teatro para que después las generaciones que vinieran, tomaran una responsabilidad de mantenerlo a la altura que tiene que tener.

Yo las estoy mirando a ustedes, la veo a Keta (María Enriqueta M de Puente), y pienso en las otras amigas, pienso en Elsa (Elsa B de de Cobián), pienso en las dos Saras (Sara Morales y Sarita Cenoz), incluso en “Chiquita” Susbielles (Eulalia Susbielles), Teresita Vagnoni, que con su perro a la mañana recorría mientras yo estaba en mi despacho; tocaba la puerta, entraba y me comentaba algo que seguramente era enviada por Clelia (Clelia M de Fernández). Clelia hace a veces de una suerte de «Rasputín» femenino de este grupo. Pero por encima de cualquier disenso, que los podríamos tener, y sobre todo muy por debajo de todas las coincidencias, el acto de amor de ustedes, nos obliga a nosotros a mantener este acto de coincidencia y del amor que hay por este Teatro Municipal.

Esta placa es un testimonio… es mucho más que un testimonio, es todo el cariño y reconocimiento, de nada más y nada menos, que 40 años de entrega de todas ustedes.

Pero esto no estaría completo si, como el protocolo indica, el Intendente diga unas palabras.

Gay: -Muy breve porque, Ricardo conoce mejor que yo cada uno de los pasos que se fueron dando, a partir de los años de gestión que ha tenido.
Yo creo que lo que cabe agregar es, sumar a ese reconocimiento el nombre de la ciudad de Bahía Blanca. Porque, esta mañana en una de las tantas notas por el aniversario alguien me preguntó: ¿cuál es el ícono de Bahía Blanca?, y a mí no me cabe dudas, que el ícono de Bahía Blanca, la foto de Bahía Blanca es el Teatro Municipal.
Y así nos ven en distintos lugares, Bahía Blanca es eso.

Entonces, que ustedes a través de todo este tiempo, y seguramente lo van a seguir las nuevas generaciones, ayuden a mantener como está este Teatro y nos obliga a un reconocimiento en nombre de toda la comunidad.
Seguimos luchando para que toda la comunidad sepa, que el Teatro es de la comunidad de Bahía Blanca. Hay algún marco de la sociedad, que todavía cree que el Teatro no es para ellos, y me parece que ese es un desafío que tenemos.

Anoche presentábamos el plan estratégico del Hospital Municipal, que cumple 130 años, y decíamos que una de las grandes virtudes que ha tenido el Hospital Municipal, que tiene a través del tiempo, es que la gente lo ha hecho suyo, todo el mundo defiende su Hospital Municipal, porque es parte de su historia y hay gente que aún con un poder económico y con una buena prepaga, ha pedido que si le pasa algo, que lo lleven al Municipal. La gente ha tomado al Hospital Municipal como algo propio.

Todavía nos falta, que toda la población, tome el Teatro Municipal de la misma manera.
Gracias por acompañarnos, por ayudarnos por tenerlo tan lindo, gracias por seguir trabajando. Gracias Keta (María Enriqueta M de Puente), por este testimonio. Que vos estés aquí, todo el mundo lo sabe, ¿no?, estás cumpliendo 100 años, estás aquí y la verdad que sos un símbolo de todo esto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*