Pantallas LED´s: La ordenanza que el Municipio Bahiense desconoce

Hay una ordenanza en Bahía Blanca, pero el Municipio no la cumple ni ejecuta. La ordenanza es la Nº 17.876 y la 18.122.

IMG_20160612_234235.

La mayoría de estas pantallas están actualmente prendidas y destellando millones de imágenes brillantes durante las 24 horas. Las mismas están proliferando en toda la ciudad y sin ningún tipo de control ni habilitación Municipal. La mala noticia para los dueños y en especial para el actual Municipio de Bahía Blanca, es que ninguna cumple con las normas para poder funcionar en forma legal; No están habilitadas, y ademas no las pueden habilitar. Le explicamos en detalle.

En la foto, aparece el semáforo ubicado en calle Alsina y San Martín casi a mitad de la Pantalla de Led´s NO HABILITADA. Puede no parecer grave en una imagen fija, pero viéndola en persona, es fácil confundir la luz del semáforo con la de la pantalla por los colores, movimientos y alta luminosidad de la misma.  Si ya hubo accidentes, si es un peligro para los peatones  y no cumplen con las normas mínimas de habilitación, ¿por que razón la Municipalidad de Bahía Blanca aun no las hizo apagar?

Festín para abogados que ante cualquier accidente automovilístico o atropellamiento de peatones, recomienden a sus defendidos alegar que: «Fue distraído o encandilado por una pantalla gigante de LED´s  que actualmente NO ESTA HABILITADA por este municipio» y por ende demandarlo por una suma millonaria (que por supuesto pagaríamos todos los ciudadanos).

Hasta el momento, el nuevo intendente de Bahía Blanca, Hector Gay, en el caso de la pantalla ubicada en Alsina y San Martín, no ha ni agregado los semáforos faltantes ni retirado la o las pantallas que están en clara infracción en toda la ciudad (por movimiento, altura, luminosidad, ubicación geográfica y demás infracciones).

Aun más grave: consultada por el equipo periodístico de Bahía Multimedios, la actual cartera de funcionarios municipales (la cual responde a Cambiemos), dijo DESCONOCER la existencia de la ordenanza 18.122, aprobada y promulgada en 2015 por el Concejo Deliberante de nuestra ciudad.

En esa ordenanza, se solicitan una serie de requisitos para la habilitación de las pantallas de LED. Cabe destacar que la misma fue realizada bajo sustento científico y con asesoramiento permanente y seguimiento posterior de técnicos habilitados de INTI y de la UTN, por lo que no se trata de un simple capricho.

Periódico Ático publicó varias notas respecto a la peligrosidad de esta grave falta, tanto en la versión de periódico impreso como la web digital, donde se daba nutrida información y se cuenta sobre la ausencia de legalidad de las pantallas de LED´s instaladas en varios lugares estratégicos comerciales de la ciudad. Lamentablemente y pese a buscar el bien de los ciudadanos, no fue tomada en cuenta por las autoridades municipales de Bahía Blanca.

1929911_10205719721732084_144250709968741302_nAlgunas de estas fotos, pertenecen a la pantalla gigante que está ubicada en una de las esquinas más importantes, céntricas y de mayor afluencia tanto de vehículos como de transeúntes que tiene nuestra ciudad, Alsina y San Martín y pertenece a la empresa EDIBA de la familia Balajovsky.

Recordemos lo que nos decía con descaro e impunidad uno de los propietarios a nuestros periodistas en los pasillos de Radio Continental Bahía Blanca: 1441377_10205719666410701_3439089348398908899_n«Si el problema para la habilitación son los semáforos, los hago sacar y listo». Bueno, aquí va la foto donde los semáforos bajos ya no están. No sabemos con certeza si los hizo volar o nunca se instalaron porque el municipio no nos brindo información al respecto, pero es claro que algo falta en ese poste anclado en la vereda y a la vista salta que el automovilista o peatón que viene transitando por calle San Martín, actualmente no tiene un semáforo en baja altura por donde guiarse.

Impositivamente, no están reguladas como medios publicitarios por mas que emiten miles de spot y videos por día, mientras los demás medios pagan un buen porcentaje impositivo de la facturación mensual. Un detalle no menor, es que en estas pantallas, han aparecido casi todos los candidatos en campaña y varios que hoy están gobernando localmente. Esto de no hacerlas apagar por mas que están en clara infracción, sera porque les estarán devolviendo favores?

A continuación adjuntamos informe periodístico donde se puntualiza la cantidad de normas de instalación, uso y controles que se evaden en la Pantallas gigantes de LED´s.

 Pantallas de LED´s: Grave peligro para los conductores y peatones

Las pantallas de LED´s como método de publicidad, son un avance tecnológico que se ha dado en todo el mundo. Como cada cambio, acarrea cosas positivas y otras, que si no cuentan con los recaudos pertinentes, pueden ser graves. En Bahía Blanca, tanto en la zona céntrica como en la que comprende al Barrio Universitario y villa Mitre, se han popularizado. Lamentablemente, no están siendo debidamente controladas en materia de brillo, altura, ubicación y ya han generado accidentes.
Aloma Sartor, desde el bloque U.C.R. del Concejo Deliberante, trabajó el tema desde el año 2013, cuando un periodista atropelló a una mujer por el encandilamiento sufrido. Aquel accidente no revistió gravedad. La edil, no ha recibido acciones concretas para impedir que otro escenario similar se produzca.
La concejala señaló en un primer proyecto presentado, que reconoce los beneficios de la tecnología LED´s, pero que el nivel lumínico tiene una intensidad que está en el rango entre 6000 y 8000 candelas, superando más de 150 veces los niveles de iluminación de la cartelería luminosa. En su presentación, remarca que estas condiciones, generan un impacto en la salud y la biodiversidad, y su ubicación en la vía pública altera las condiciones de visibilidad para los transeúntes produciendo efecto de distracción o encandilamiento.
También, en dicha ocasión, mencionó que el INTI -Instituto Nacional de Tecnología Industrial- ya había realizado mediciones y recomendaciones para bajar los niveles lumínicos de estas pantallas con un luminancímetro digital que registra la luminancia para cada uno de los ocho colores que componen la imagen proyectada, y mide la diferencia entre los niveles diurnos y nocturnos. Judicialmente, remarcó que se debe recurrir al principio precautorio para evitar mayor contaminación lumínica justificando nuevas aprobaciones hasta tanto no se tenga niveles máximos en la reglamentación vigente.
En ese punto, solicitó en nombre del Concejo Deliberante que el Municipio realice mediante áreas específicas o por convenios con universidades, un exhaustivo control de la luminosidad emitida por las pantallas que afecten la seguridad del transeúnte o de los vecinos del sector. De no pasar los controles o negarse a regularlas, pedía Sartor, que sean retiradas las autorizaciones concedidas.
Es decir, en el año 2013, cuando sólo había tres pantallas en el rango céntrico, el municipio supo que generaban problemas. Si bien se pide en ese primer proyecto que no se apruebe la colocación de nuevas pantallas hasta tanto no se definan los pasos a seguir, hoy, el número, se triplicó.
«En 2014, nos contestan diciendo que tenemos razón y que van a convocar a la UTN, a un grupo especializado, para que ayuden en ese sentido. Pasó el tiempo, no respondieron nada, por lo que hicimos otro proyecto pidiendo que se haga este convenio y que avancemos», señaló la concejala.
Sartor explicó: «Hemos hecho una evaluación de cómo avanza este tema en otros lados, sabíamos que en Capital había surgido un problema con una pantalla que la justicia quiso bajar, frente al Obelisco, por presentaciones de ciudadanos del sector». En aquella oportunidad, «el INTI, fue quien intervino y definió los parámetros que debieran cumplirse para controlar la cartelería».

Y la ley que no se respeta…

En 2015, se aprobó el proyecto de ordenanza -lo que declara ley-, 1888-14, por lo que se marca que el pedido de prefactibilidad de la instalación de pantallas de publicidad en formato luminosas LED´s, deberá estar sujeto a la aprobación de un estudio firmado por profesionales con incumbencias en la materia, que incluya intensidad lumínica, altura y dirección, de forma tal que garantice no generar efectos de encandilamiento al tránsito vehicular o peatonal, cumpliendo con las siguientes condiciones:

1. Niveles de luminancia nocturnos menores de 400 candelas por metro cuadrado por cada color.
2. Normalización del nivel de blanco a un 75 por ciento;
3. Prescindir de secuencias rápidas de cambio de imagen que contenga blanco puro.
4. Incorporar estudio de interferencia de visibilidad de las pantallas desde los carriles vehiculares de un campo de visión central 36 grados y de los recorridos peatonales con la cartelería y señalización pública.
Remarca que «es necesario analizar el grado de contaminación lumínica y el impacto de la misma por su ubicación en la vía pública; para que la misma no genere interferencias o encandilamiento en el campo visual de conductores y peatones».
Sobre eso, en diálogo con Bahía Multimedios, resaltó: «Tenemos una ordenanza que regula y establece qué parámetros tener, que son altura, dirección en cuanto al tránsito, brillo, se trata de que no sean causa de accidente. Algunas, están a la misma altura o más abajo de un semáforo y es fácil confundirse el cambio de luz», por lo que indicó que las empresas las «colocan así porque nadie se los impidió».
«Nosotros no decimos de prohibirlas, por supuesto que hay zonas donde la propia ordenanza de cartelería urbana niegue la posibilidad de que existan, por particularidad de la zona, pero esta es una modalidad de publicidad, que puede ser. Lo que no puede, es generar molestias o accidentes», afirmó.
Sobre la demora de casi dos años en establecer los parámetros, Sartor dijo: «Creo que tardaron en responder y dilataron el tema porque el municipio está en piloto automático. Los empleados de planta hacen lo que pueden como pueden. Hay decisiones de secretarías completas que están paralizadas, pero esto se ve desde hace mucho tiempo, sólo que ahora, agravado, no hay un interlocutor».
«Esto pertenece a Obras Públicas y ha sido muy crítico todo lo que atravesó esa área. Cuando comencé con el tema me comuniqué con la gente de electricidad y mecánica, donde me han dicho que hay un aparato para medir intensidad lumínica que el propio municipio lo tenía», señaló.
El análisis es simple: Hay una ley que regula la colocación y el funcionamiento de pantallas, pero hasta la fecha, nadie la hace cumplir. 12241229_10205719725852187_4932522209340788700_nLas pantallas generan problemas visuales a la hora de conducir o de caminar y podrían causar un grave accidente. De hecho, en las ubicadas en ambas esquinas del municipio, Alsina-Chiclana y Alsina-San Martín, el semáforo está casi a la mitad de la pantalla, por lo que en horas nocturnas, diferenciar entre uno y otro se hace difícil.
Quizás comencemos a hablar de este tema cuando ya sea tarde. Cuando tengamos consecuencias trágicas.

4 comments

  1. con respecto a los carteles no esta mal pero hay que hacer las cosas bien dar el ejemplo poner todo en regla, x que mucho carteles pero Bahia Blanca solo tiene dos o tres semaforos ,para el paso peaton ,tienen que poner todos los semaforos con paso al peaton x que la verdad que nadie cumple las normas cuando vas caminando y queres cruzar todos los veiculos pasan ellos y no te dan el paso, espero Gay cumpla todo lo que dijo .desde ya muchas gracias y tengan muy buenos dias

  2. Si vamos al caso de incandilamiento peor son las luces de los patrulleros o de la bahia urbana, ya que eso incandilan en movimiento a alta velocidad en algunos casos y son mas fuertes que los carteles.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*